Blogs | Entertainment | Lifestyle | Spanish

Mi primer tatuaje

July 20, 2018

RumanĂ­a (parte 2)

 

 

Solo quedaban 5 días para dejar Sfantu Gheorghe y volver a Bucarest. Ya me sentía nostálgica y todavía no me había ido. Había cogido cariño a todo y a todos a mi alrededor.

El día 28 de junio celebramos el cumple de la madre de mi novio. Conocí a la mitad de la familia. Fue una velada encantadora. No teníamos coche, ya que estaba en el taller, después de habernos dejado tirados en la montaña. Coincidía que una amiga rumana, que vive en Londres, estaba ese mes en Rumania. Quedamos en Brasov, allí nos vimos con mi amiga, su novio y dos chicos más. Que recuerdos de aquel entonces, cuando todos estábamos en Londres. A veces echo de menos Londres (sí, solo hace 3 meses que lo dejé atrás).

El resto de los días nos quedamos por la ciudad, vimos a unos amigos de mi novio de toda la vida y preparamos las maletas porque dejábamos Rumania y nos íbamos a España a pasar el resto del verano.

El día 29 a las 8am volvimos a Bucarest. Reservamos un blablá car, ya que es mas cómodo y económico que el tren. ¡El chico que nos llevo era un policía, que gracioso! Fue muy simpático, aunque no paraba de hablar de Ibiza, futbol, Messi y Ronaldo. Supongo que es lo más conocido de España. Bueno, Ronaldo ya no.

Al llegar a Bucarest nos dirigimos al Airbnb que teníamos reservado para esta vez… ¡madre mía con una bañera que parecía un jacuzzi! En el centro de la capital. Perfecto. Cada vez me gustan más los Airbnb. ¡Dejamos el equipaje, y… que nervios! No quiero ir, pensé, me quedo en casa. Teníamos cita para hacernos un tatuaje. Mi primer tatuaje.

A mi novio le proporcionan los tatuajes en un estudio profesional a cambio de publicidad. AsĂ­ que era una oportunidad genial… lejos de casa, de mis padres  ÂżquiĂ©n dice que no, Âżeh?  Fueron muy correctos y agradables. Yo estaba super nerviosa ¡que vergĂĽenza, hasta preguntĂ© si me iba a desmayar como los que salen en los videos de failarmy! Pues nada. ResultĂł que casi ni dolió… al final las mujeres sufrimos mas por querer ser “perfectas” porquĂ© la depilaciĂłn laser es 100 veces más dolorosa. En serio. El tatuaje a dĂ­a de hoy está genial, muchas gracias a funky tattoo Bucuresti.

No nos dio tiempo a pasar por casa que a las 3pm teníamos que estar en la otra punta de la ciudad para rodar un vídeo clip. A mí no me había dado tiempo a recuperarme de los nervios del tatuaje, que ahora tenía que conocer a artistas de nivel. ¡De verdad, un respiro!

Yo sabia que mi novio apreciaba a esa gente, y para mí, aunque no sean internacionales o de mi país, me parecen unos artistas muy cool. Llevo un año escuchando su música y realmente son todos muy talentosos, así que yo estaba como, no, mierda no, que nervios. Bueno, todos hablan inglés y al final son humanos, sí, y fueron muy simpáticos. Rodar un videoclip es largo, y cansino pero fue divertido estar detrás de las cámaras, una experiencia más que me llevo.

En esa tarde, que estuve sentada observando durante horas, me di cuenta de que yo también quería hacer algo más con mi vida. ¡No! No me voy a poner a trapear ahora, tranquilos. Pero yo también quería más. Esa gente me inspiró y me dio un empujoncito para decir; vamos yo también quiero y PUEDO. No hay nadie que no sea capaz de lograr lo que se propone.

Por fin el dĂ­a terminĂł, y volvimos a nuestro Airbnb a darnos una bañera gigante. A la mañana siguiente a las 11am dejamos el apartamento. Nuestro aviĂłn salĂ­a a las 4am de la madrugada…

Nos dirigimos al piso donde mi novio había estado viviendo. Es el estudio de PugLife Entertainment. Un estudio de música, sí. Así que todo el día trabajando, para arriba para abajo, gente que entra gente que sale. Al menos ahí estaba Kinder, un pug, para hacerme compañía. Tengo que decir que cantar, o trapear, no es tan sencillo como parece. ¡Yo descubrí que no era para mí!

Después de una larga despedida, a la 1am pedimos un taxi de camino al aeropuerto.

Qué pena. Se sentía en el aire. Tristeza. Dulce, pero tristeza por dejar atrás un año vivido, por dejar atrás el estudio de música donde se cumplían sueños. Tristeza de dejar atrás a tus fieles amigos y a aquellos que te han ayudado. Que inseguridad, el no saber si volverás a, el que una vez a sido tu hogar. Que sensación la de dejar atrás un camino, y dirigirse a otro sin saber muy bien cómo serán las cosas. Una mezcla de miedo, alegría, impotencia y potencia…. Pero como siempre digo, mientras haya voluntad hay un camino. No importan donde, ni cuando, ni con quien.

PD: El aviĂłn saliĂł con dos horas de retraso. Gracias, Vueling. Y gracias a vosotros por leerme.

All the love,

Amaia

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *